Lo del aire propanado huele raro (y no a gas, precisamente)…

Se habla mucho (y con razón) estos días sobre la nueva polémica generada por el Gobierno de Canarias en su empeño por la implantación del gas en las islas. Un viejo empeño de Coalición Canaria que cuenta con muchísimos detractores, pero que nuestros gobernantes buscan imponer sí o sí…

 

A pesar de los desencuentros con la ciudadanía que se han producido en el camino siguen con su particular perreta. Primero fueron aquellos empeños en instalar plantas de gas en Granadilla (para lo que no dudaron en modificar el catálogo de especies protegidas de Canarias) y en Arinaga, donde se toparon con la firme oposición del por entonces Alcalde de la Villa de Agüimes (hoy Presidente del cabildo de Gran Canaria), Antonio Morales, firme defensor de las energías renovables y experto en el tema…

 

Ahora surge de buenas a primeras la publicación en el Boletín Oficial de Canarias el anuncio por el que se somete a información pública la solicitud de autorización administrativa, aprobación del proyecto de construcción y reconocimiento de la utilidad pública de las instalaciones de distribución de combustibles gaseosos por canalización en ocho municipios isleños por parte de la empresa Redexis Gas. Algo que ha cogido “por sorpresa” a todos…

Las contestaciones no se han hecho esperar: Si bien existen voces que “loan la iniciativa” (como por ejemplo, la de ciertos periodistas conocidos por su “apesebramiento” constante con Coalición Canaria, o ciertos empresarios cercanos al régimen), lo cierto es que la contestación mayoritaria es contraria a la instalación de estas redes (y no solo en Gran Canaria, aunque algunos pretendan hacer partidismo insularista con ello)…

 

La implantación de ese gas en las ciudades canarias traería el levantar aceras y asfaltado por doquier, la instalación de tuberías llenas de aire propanado debajo nuestro y en nuestras viviendas sin que se haya hecho previamente ningún estudio ni se haya preguntado a la ciudadanía. Es decir, una implantación millonaria, que cuenta incluso con  un crédito de 125 millones de euros por parte del BEI (banco Europeo de Inversiones) firmado en presencia del consejero del consejero de Industria del Gobierno canario, Pedro Ortega. No sé a ustedes, pero a mí y seguramente a muchos nos recuerda historias pasadas que terminaron mal. Suena a “posible pelotazo”…

 

Nos dicen, en un intento de calmar los ánimos, que el interés por el aire propanado es simplemente como “energía de transición” y que la apuesta real son las energías renovables. ¿Alguien puede creerse que el gas no viene para quedarse?…

 

Además del peligro que supone la implantación del aire propanado (gas con aire) en nuestras ciudades (en Londres hubo que evacuar hace poco a 1.500 personas por un escape), hay que tener en cuenta la penetración que realmente pueda tener en nuestras vidas: ¿Les parece razonable una macro instalación de redes de tuberías en las calles, más reformas en las viviendas, en forma de nuevas tuberías en las paredes y patios para (además) tener que cambiar nuestras actuales cocinas y termos por otros adecuados para el gas sin que se sepa realmente si existe demanda para ello? Además, en otros lugares fuera de nuestra tierra puede existir una cierta “lógica” en su demanda al necesitar calefacción en invierno (cosa que en Canarias no necesitamos). Aún así, la tendencia en muchas ciudades “importantes” del mundo es poner fin al gas ciudad y “desinvertir” en fósiles, como ya ha señalado Antonio Morales …

 

Otra cosa, tal vez, pudiera ser el interés que pudiesen mostrar ciertas industrias e instalaciones hoteleras en el aire propanado por ser menos contaminante (que no es lo mismo que limpio) que el petróleo y sobre todo, más barato. Pero hay que añadir que el abaratamiento no lo es tanto si tenemos en cuenta que el potencial calorífico del aire propanado es notablemente inferior al sistema actual, por lo que aunque su coste sea menor, tendrían que aumentar el consumo, lo que tendrían que valorar…

 

En todo caso, el uso por parte de industrias e instalaciones hoteleras no tendría que conllevar la instalación de tuberías por las calles. Es decir, posibilidad de negocio con menos inversión por parte de la empresa. Sin embargo, el empeño principal es la implantación del gas ciudad. Lo dicho, huele mal de entrada (y no a gas precisamente)…

 

De todas formas, también existe contestación en contra por parte de zonas industriales, como El Polígono Industrial de El Goro o El de Arinaga (el mayor de Canarias, con diferencia). Incluso, podemos recordar que el Hotel Cordial Mogán Playa, que usaba calderas de gas propano, tras el trágico accidente de hace unos años que costó la vida de dos personas decidió sustituirlas por calderas de biomasa en una clara apuesta por las energías renovables y el turismo sostenible…

 

Está claro que en todo este asunto, que recuerda a turbiedades pasadas con algún “hermanísimo” de por medio y que han retrasado a Canarias en la implantación de energías renovables, hay algo, como ya dijimos antes, que huele muy mal y no es a gas…

Anuncios

Acerca de Angel Rivero

Ciudadano teldense preocupado por lo que pasa a mi alrededor. Angel Rivero
Esta entrada fue publicada en Canarias y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s