Altura de miras y honestidad en política…

En tiempos como los actuales, cuando la política está tan denostada y se alzan tantas voces críticas lanzando consignas del tipo “todos los políticos son iguales”, es cuando más necesario resulta demostrar lo incorrecto de tales afirmaciones; cuando más hay que marcar la diferencia entre el sentimiento de servir y ayudar a la comunidad frente a quienes simplemente quieren, como dice el dicho, “vivir del cuento”…

También están aquellos que habiendo dado muestras a lo largo de su carrera política de una integridad moral intachable terminan pactando con los que antes criticaban y esgrimiendo unas justificaciones poco creíbles para justificar su “donde dije digo, digo Diego”…

transfuga

Algo de todo eso está pasando ahora mismo en Telde, donde hay concejales que abandonan las siglas por las que llegaron al cargo y pactan con el mismo Grupo de Gobierno al que hasta ayer se oponían, pero claro, con sueldo de por medio, muchas distancias pueden salvarse. También hay quien pacta sin recibir salario, pero no por ello es menos incongruente, máxime cuando el partido político al que pertenece “ha roto relaciones” a nivel nacional hace bien poco con la formación que gobierna en Telde, pero, ya se sabe, en política “hasta los burros vuelan”.

Tampoco es que esto sea un endemismo de la Ciudad de los Faycanes, que cosas como esta ocurren continuamente por todo el territorio español, pero desde luego, flaco favor a la política que le hacen estas actuaciones.

Quizás una de las cosas que más se echan de menos y que más contribuiría a mejorar la opinión sobre los políticos sería algo que cada vez cuesta más conseguir ver, como si fueran una especie en peligro de extinción, me refiero a los políticos con auténtica visión de futuro. No es que no los haya, desde luego que no, pero la pésima imagen que da una buena parte de los que se dedican a la política desluce la buena labor que sí hace el resto y apenas deja vislumbrar a los que realmente tienen esa visión más allá de su legislatura en el cargo.

20091115135310-forges-1

Dirigentes con ese “saber ir más allá” hemos tenido cada cierto tiempo (menos de lo que sería deseable) y han demostrado su buen hacer, aunque, como siempre ocurre, también hayan tenido sus detractores, pero han dejado su impronta en hechos perdurables que han hecho de nuestra sociedad un mundo mejor. Por poner unos pocos ejemplos, aunque podrían ser muchos, podemos recordar la carencia de colegios que había en Canarias hasta que Jerónimo Saavedra tomó cartas en el asunto, o cómo el municipio de Santa Lucía parecía una estampa del viejo oeste de las películas hasta que llegó Carmelo Ramírez y lo dotó de las infraestructuras básicas de las que carecía por completo, o cómo Francisco Santiago transformó Telde de poco más que un pequeño pueblo en una gran ciudad, o cómo Emilio Mayoral en Las Palmas de Gran Canaria pasando por ser un alcalde que no hizo nada “visible” resultó ser quien acabó con las continuas inundaciones que sufría la capital cada vez que caían cuatro gotas…

No estoy diciendo que todo el mundo tenga que estar de acuerdo con todo lo que hacen los políticos con esa forma de ver las cosas, pero sí que digo que prefiero a un cargo público capaz de mirar adelante y aportar soluciones perdurables en el futuro, aunque sean los que le sucedan en el cargo quienes se echen flores, antes que a aquellos a los que sólo les preocupan sus garbanzos y desde que llegan al puesto están pensando en cómo conseguirse un buen enchufe para cuando se les acabe lo que ellos consideran un chollo.

images

Ejemplos de estos últimos tenemos de sobra miremos para donde miremos, como ese ministro que hace “oposiciones continuas” para labrarse un futuro en Repsol o en alguna compañía eléctrica, al calorcito de muchos de sus “colegas”…

En definitiva, que con tantos “malos ejemplos”, no sólo el ciudadano de a pié pierde la simpatía con sus representantes, sino que encima se le pone más cuesta arriba al político honesto y alto de miras (que los hay, palabra)…

 

Anuncios

Acerca de Angel Rivero

Ciudadano teldense preocupado por lo que pasa a mi alrededor. Angel Rivero
Esta entrada fue publicada en Canarias, Estado español y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Altura de miras y honestidad en política…

  1. Pingback: Altura de miras y honestidad en política…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s